El derroche alimentario que se realiza en toda la cadena de producción, distribución y consumo provoca graves consecuencias sociales, ambientales y económicas.

En la mayoría de los casos, este desperdicio no se produce por motivos sanitarios, sino por otros motivos como una sobreproducción de alimentos, una mala planificación de las ventas, por el aspecto o el color de los alimentos, el desconocimiento entre la diferencia de fecha de consumo preferente y fecha de caducidad o por una mala planificación del consumidor en la compra de productos entre otros.

Desde Andròmines creemos que este modelo de producción, distribución y consumo debe ser más eficiente y eficaz, para disminuir los diferentes impactos. Y que es necesario dignificar aquellos alimentos que no son consumidos, a la vez que se asegura el derecho de todas las personas a tener una alimentación saludable.

Desde el año 2014, Andròmines trabaja para la prevención del desperdicio alimentario y para la dignificación de los alimentos que por diferentes motivos se acaban malgastando.

El desperdicio alimentario intensifica los diferentes impactos generados por la producción, distribución y consumo de los alimentos.

Para la producción de alimentos es necesario suelo, recursos naturales como el agua, así como energía u otros materiales o productos como pesticidas, maquinaria industrial, etc. Además, antes de que estos alimentos se pongan a la venta, pasan por distintos procesos y son transportados hasta el punto de venta, incrementando su impacto ambiental.

Reducir el desperdicio alimentario implica una reducción en el territorio necesario para su producción, así como la reducción de recursos y materiales. Esto efecto directamente en un beneficio económico en el territorio y por las personas y la disminución de impactos ambientales como la generación de gases de efecto invernadero.

Échale un ojo al díptico
del programa

NOS SOBRAN RAZONES PARA QUE NO NOS SOBREN ALIMENTOS

EJEMPLO: CONSUMO DE HUEVOS EN CATALUNYA

  • Cada hogar catalán consume 267 huevos al año

    Kg de alimento consumido en un hogar en Catalunya en un año

  • 581 m2, equivalentes a 10 pisos de 60 m2

    Espacio necesario (m2) por ese alimento

  • 2137 l de agua, equivalentes a 27 duchas

    Duchas necesarias (1 ducha = 80L de aigua)

  • 70,64 kg CO2= un viaje en coche Barcelona-Bilbao

    Espacio que podemos recorrer con un coche (km)

Di la tuya en las redes con el hashtag #DignitatdeSobres

CON EL APOYO DE: