LAS MUJERES DE ANDRÒMINES Y LA ECONOMIA FEMINISTA

LAS MUJERES DE ANDRÒMINES Y LA ECONOMIA FEMINISTA

En Andròmines hoy queremos poner en valor y hacer protagonistas a todas aquellas mujeres que, en su día a día, son un ejemplo de lucha por hacer un mundo mejor y más inclusivo y justo para todas. Son mujeres que, con su ejemplo y dedicación, sin pedir protagonismo (incluso huyendo de él), nos enseñan a cuidar, acompañar, tejer, cocinar, reparar… cada una en su diversidad, con sabiduría propia y su fuerza interna. En Andròmines somos 23 mujeres, y hoy visibilizamos el enorme trabajo de 3 mujeres que cada día sacan adelante sus proyectos con muchas horas de esfuerzo:

María Jesús, responsable de nuestra tienda de Montcada i Reixac, trabajadora incansable, siempre pendiente de hijos, nietos, hermanos y toda su extensa familia. Ha sabido superar grandes obstáculos con una sonrisa y siempre con palabras amables. Especialista en reutilizar todo lo que aparentemente no lo es. 

Cintia, a cargo de la nave de reutilización del Bon Pastor, liderando un proyecto complejo en un sector muy masculinizado. La atención al detalle y la energía más inagotable de todo el Bon Pastor. Gracias a ella, una nave industrial es un lugar un poco más acogedor.

Miriam, la voz que atiende en Andròmines. Responsable, tenaz y amable. Siempre al pie del cañón para encontrar la respuesta adecuada a todas las dudas posibles que pueda tener una persona o una empresa. 

Sofía es alegre, dinámica y habladora, siempre dispuesta a dar una mano a quien lo necesite, en la tienda, al almacén o a la Deixalleria. Con sus ganas de trabajar y su polivalencia se ha ganado el afecto de todo Andròmines en muy poco tiempo.

En Andròmines entendemos la economía feminista como una economía en la que todas tenemos espacio y cabida.

Maria Jesús, Cintia, Sofia y Miriam son solo 4 ejemplos de las múltiples mujeres que, con su esfuerzo diario, hacen posible que Andròmines luche contra la exclusión desde la dignidad y la igualdad de oportunidades de las personas y también pueda proteger el medio ambiente desde la defensa del entorno y la sostenibilidad. Sin cuidar de todas las personas que dedican su esfuerzo laboral en Andròmines, no sería posible conseguir nuestra razón de ser. Tratamos de cuidar y de cuidarnos. Esa es nuestra mirada hacia la economía feminista.

Pero… ¿Cómo lo hacemos? ¿Qué programas nos permiten favorecer y trabajar hacia una economía feminista?

Uno de nuestros principales objetivos es acompañar a las personas que se encuentran en una situación socio-laboral complicada en su camino hacia la inserción sociolaboral. Tenemos un alto volumen de atención directa a personas, muchas de ellas en una situación económico-social compleja. 

La clave de nuestra intervención se centra en dar una atención individualizada y poniendo en el centro las personas. Por lo que detectamos, todavía no se ha llegado a un modelo de corresponsabilidad; muchas de las mujeres que acuden a nuestro servicio de orientación laboral precisamente tienen dificultades para encontrar trabajo porque los horarios que ofrecen las empresas no son compatibles con el cuidado tanto a sus padres/madres como a sus criaturas. 

Si hablamos de familias monomarentales la situación todavía se complica más. En estas situaciones, les acompañamos a encontrar algún recurso como Concilia del Ayuntamiento de Barcelona. También exploramos otros perfiles profesionales que se ajusten a sus competencias y que ofrezcan, en general, horarios más conciliadores (por ejemplo, una persona con experiencia en comercio podría reorientarse hacia posiciones de Customer service). Siempre se trabaja de manera individual y adaptado a la persona.

También implementamos programas específicos de inserción sociolaboral para mujeres supervivientes de violencia machista como Work4Woman. Gracias a este programa en Andròmines hemos trabajado la seguridad económica de familias monomarentales en situación de violencia, que es uno de los factores de mayor vulnerabilidad para las mujeres.

La formación

Es otro aspecto esencial que permite acceder a las mujeres a puestos de trabajo menos precarizados y reducir la brecha salarial. El programa Dona de Futur de Andròmines busca reforzar las competencias técnicas, profesionales y digitales de mujeres que necesitan un acompañamiento especializado y se enfocan a los nichos laborales actuales, derivados de la reactivación económica post-COVID, y en sintonía con las competencias y habilidades de las participantes.

Durante el año 2022 llevaremos a cabo 3 cursos profesionalizadores específicos para mujeres y 4 cursos de formación transversal digital (2 cursos de internautas seguras y 2 cursos de entornos laborales digitales).

Todos los cursos que realizamos en el marco de estos proyectos son acciones formativas adaptadas a mujeres en situación vulnerable y que se encuentran excluidas del mercado laboral. 

A través de los distintos programas sociales y de inserción sociolaboral de Andròmines buscamos trabajar, de forma indirecta pero efectiva, los siguientes cambios:

  • Modificar la posición de desigualdad laboral de las mujeres en relación a los hombres. 
  • Abordar los aspectos referidos a las condiciones de las mujeres y que tienen relación con sus circunstancias materiales y de vida: vivienda, ingresos, educación, salud, etc.
  • Promover las mujeres como agentes de cambio y motores activos de la economía feminista.

Hemos comentado que tratamos de cuidar y cuidarnos, ¿qué medidas concretas de curas llevamos a cabo a nivel interno?

A nivel interno, en nuestras políticas de entidad, siempre incorporamos una mirada de género. Aplicamos el modelo centrado en la persona y se apuesta por la compatibilización de los tiempos laboral, personal, familiar y social. Para Andròmines esta es la economía feminista que queremos aplicar, aquella que permita al máximo posible la co-responsabilidad y entre géneros a todos los niveles de la persona. Por ello estamos en el proceso de aprobación del Plan de Igualdad de la entidad, aunque ya hemos implementado algunas de las medidas más relevantes:

  • Teletrabajo 1 día a la semana o 1 semana al mes, a elección de las personas trabajadoras en aquellos lugares que no requieren el 100% de la presencialidad. En puestos donde se requiere presencialidad se han ajustado los horarios adelantando la hora de salida a las 19 h y los sábados se hace horario de mañana únicamente. Tenemos también una tienda que cierra a las 19 h por las tardes y los sábados realiza un horario de 10 a 13h, alejado del horario comercial habitual que acostumbra a ser más extenso.
  • Hemos elaborado un protocolo de Desconexión digital que estamos en proceso de implementarlo.
  • Se ha favorecido la implementación de jornadas de trabajo intensivas y se ha consensuado el horario con las personas trabajadoras. Siempre que hay una petición relacionada con conciliar la vida personal, familiar y laboral se evalúa cada caso de manera individual. 
  • Se trabaja la sensibilización interna en materia de horarios, como hacer las comidas en horarios saludables (de 13 a 14:30h), o reuniones en franjas más productivas, coincidentes para todo el equipo.
  • Se favorece el trabajo en equipo, la solidaridad entre compañeras/os, si alguien necesita flexibilidad y tiene algo agendado otra/o compañera/o le cubre. 
  • Finalmente, el día del cumpleaños es un día libre en el que las personas trabajadoras pueden dedicar tiempo a sí mismas. 

Pero lo más importante es que seguimos reflexionando para trabajar para y por una mirada de mujer!

Acción social Actualidad

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.