Hacia la transformación tecnológica: nuevas oportunidades de igualdad para las mujeres jóvenes

Hacia la transformación tecnológica: nuevas oportunidades de igualdad para las mujeres jóvenes

Acción social

En los últimos meses hemos visto cómo se habla cada vez más de los cambios que en el mercado laboral se están dando hacia una mayor digitalización e introducción de procesos tecnológicos. En algunos estudios ya se habla de la cuarta revolución industrial. 

Sin embargo, hablar de sector tecnológico es entrar en un terreno de difícil precisión al encontrarnos en un momento de transformaciones y cambios productivos. Por un lado, podemos identificar un incremento de empresas dentro del denominado STEM – Science Technology Engineering Mathematics (Ciencia Tecnología Ingeniería y Matemáticas) – y sector TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación). Por otro lado, percibimos que las empresas de otros sectores (no tecnológicos) están incorporando cada vez más innovaciones y creando puestos tecnológicos dentro de su estructura. Algunos estudios ya indican que las empresas están integrando cada vez más aspectos como Big data, robótica o comercio electrónico (Mateos y Gómez, 2019).

Ante esta oportunidad de cambio se hace indispensable la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres en el mercado tecnológico para evitar que se reproduzca una desigualdad de género o que incluso llegue a incrementarse. Además, desde organismos como la Organización Internacional del Trabajo se estima que España incrementaría 34 mil millones de dólares su Producto Interior Bruto si se cerrase la brecha de género un 25% (OIT, 2017). 

Datos oficiales y análisis

Así, analizar la situación de las mujeres en el sector tecnológico se vuelve indispensable para poder adoptar medidas. Sin embargo, presenta una serie de dificultades. En primer lugar, qué consideramos por sector tecnológico o trabajos digitales. Por otro lado, aunque disponemos de investigaciones e informes sobre el sector tecnológico y la situación de las mujeres, carecemos de datos oficiales y unificados y, en muchas ocasiones, se hace difícil el acceso a datos segregados por sexo, que nos ayudarían a tener una visión más precisa. 

Estos estudios que nombrábamos anteriormente, como Las mujeres en el mercado de trabajo de las tecnologías (2017) o el Libro Blanco de las mujeres en el ámbito tecnológico (2019), ya concluyen que la presencia de mujeres en este campo es minoritaria y por tanto, hay una presencia desigual de mujeres y hombres. Por otro lado, si a nivel general las mujeres se encuentran subrepresentadas en posiciones de liderazgo en las estructuras empresariales, en el sector tecnológico todavía es más evidente. 

Si analizamos el momento anterior a la entrada al mercado laboral, vemos que ya existen diferencias entre mujeres y hombres en la elección de estudios superiores. Investigaciones apuntan a que el sesgo de género presente en los procesos de socialización de las personas y la manifestación en la subjetividad tanto de mujeres como de hombres incidirá en la elección de las carreras universitarias (Izquierdo; Mora; Duarte, 2008) o de otros estudios superiores. 

Las mujeres elijen en mayor medida estudios relacionados con carreras universitarias del ámbito de la Ciencias de la Salud (69’4% de matriculadas para el curso 2014 -2015) (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2016) o Grados medios y superiores relacionados con Imagen personal y Servicios Socioculturales y a la comunidad (suponiendo más del 90% y 80% respectivamente en mujeres matriculadas para el curso 2015 – 2016) (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2018). Por su parte, los hombres escogen carreras relacionadas con Ingeniería y Arquitectura (74’2% de matriculadas para el curso 2014 -2015) (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2016) o Grados medios y superiores relacionados con el Mantenimiento de vehículos aeropropulsados, Electricidad o Mecánica (suponiendo más del 90% de hombres matriculados para el curso 2015 – 2016) (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2018). Si nos basamos en el estudio Mujeres en la economía digital en España (2018), en el año 2017 hay 5 veces más hombres que mujeres que tengan estudios universitarios relacionados con el sector tecnológico.

El hecho de que las mujeres elijan carreras STEM puede ayudar a prevenir, en su futura incorporación al mundo laboral, las desigualdades de género en el mercado laboral (Quanticae, 2018) ya que el sector tecnológico posee mejores condiciones laborales y actualmente presenta nuevas oportunidades al encontrarse en crecimiento. 

Sin embargo, hay que superar las barreras que todavía persisten. A través del estudio Las mujeres en el mercado de trabajo de las tecnologías (2017) basándose en la Encuesta de Población Activa, las mujeres jóvenes recién egresadas tienen más dificultades para incorporarse en el mercado laboral que sus compañeros varones. Uno de los motivos, indican, sería una desconfianza por parte de empleadores/as hacia la contratación de mujeres jóvenes en relación a la contratación de varones en la misma cohorte. 

Oportunidades

Nos encontramos en un momento de creación de nuevos puestos de trabajo y de reconceptualización de los puestos. Esta, podríamos decir, nueva revolución digital, crea oportunidades pero puede tener consecuencias negativas en aquellos empleos con más precarización y menor cualificación y, en consecuencia, afectar a aquellos estratos de población menos preparados (Quanticae, 2018). Supone una adaptación y constante reciclaje de las personas trabajadoras y, un nicho formativo para quienes aún no han participado del mercado de trabajo. 

En Andròmines apostamos porque este momento de cambio suponga nuevas oportunidades para las mujeres. A través de proyectos formativos que incorporan tecnología de impresión 3D vamos preparando a las más jóvenes y acompañándolas en su incorporación en el mercado laboral. Además, a través del contacto con las empresas gracias a nuestro trabajo de prospección laboral detectamos las necesidades en ocupación y nos preparamos para afrontar un futuro tecnológico que suponga un aumento de la igualdad de género y una superación de las barreras de la discriminación. La ejecución de proyectos como Woman4Tech o DigiLab (con la colaboración de la Diputación de Barcelona y de la Obra Social La Caixa respectivamente), contribuyen a acercar las empresas a la contratación de mujeres en sectores tecnológicos y abren el camino a que las mujeres puedan tener acceso a trabajos más tecnificados a través de la formación.

 

Patrícia Fiol

Prospectora Programa Làbora

 

 

Bibliografía

González Ramos, Ana M.; Vergés Bosch, Núria y Martínez García, José Saturnino. (2017). “Las mujeres en el mercado de trabajo de las tecnologías”. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, N 159: pp. 73-90. 

Izquierdo, Maria Jesús; Mora, Enrico; Duarte, Laura. (2008). Cuidado y provisión: el sesgo de género en las prácticas universitarias y su impacto en la función socializadora de la universidad. Madrid: Instituto de la Mujer. Con la colaboración de Canelles, Noemí; Colldefons, Laura; Gutierrez-Otero, Anabel y Puig, Xavier.

Mateos Sillero, Sara; Gómez Hernández, Clara. (2019). Libro Blanco de las mujeres en el ámbito tecnológico. Madrid: Ministerio de Economía y Empresa.

Ministerio de Educación, Deporte y Cultura. (2016). Datos y cifras del sistema universitario español. Curso 2015/2016. Madrid: Secretaría General Técnica.

Ministerio de Educación, Deporte y Cultura. (2018). Las cifras de la educación en España Estadísticas e indicadores. Madrid: Secretaría General Técnica.

Organización Internacional del Trabajo. (2017) How much would the economy grow by closing the gender gap? Recuperado de: 

 

Quanticae. (2018). Las mujeres en la economía digital en España 2018. Madrid: Digitales.

 

Las competencias digitales una inversión de futuro

Sensibilització social

Como cada primavera, el 7 de junio, se realizó la Jornada TIC y prisión; esta edición fue la VIII de la Jornada TIC y Prisión – Ludificación y innovación social digital, en la que Andròmines participó.
Las jornadas de este año se centraron en la innovación social digital, como estrategia de empoderamiento de las personas y en la gamificación como metodología para las acciones formativas y de dinamización digital. La gamificación es una metodología para potenciar la motivación a través de incluir mecánicas de juego en entornos no lúdicos.

Esta jornada centró su oferta de contenidos en la innovación social digital, como estrategia que empodera al ciudadano, con el fin de encontrar nuevas fórmulas y estímulos para su aprendizaje.

Asimismo se presentaron experiencias de gamificación en acciones socioeducativas de las prisiones y de los telecentros, Puntos TIC o los espacios de laboratorio digital.
Nuestra entidad desarrolla el proyecto Alfadigital del Departamento de Justicia de la Generalitat de Catalunya, parte del proyecto es la dinamización de los Puntos TIC de 5 Centros Penitenciarios: C.P. Lledoners, C.P. Brians 1, C.P Brians 2 , C.P. Puig de les Basses i C.P. Mas d’Enric.

El trabajo del dinamizador digital tiene una doble vertiente tecnológica y social, dos caras que no podemos descuidar en la dinamización TIC.

El trabajo con las personas nos permite revalorizarlas, darles responsabilidad sobre sus procesos personales.
Desde un enfoque participativo impulsamos su creatividad y su empoderamiento a través de procesos creativos con el uso de la tecnología. Incidiendo así en un aspecto humano de la tecnología.
Un valor de Andròmines es la lucha por la inclusión, si una persona no tiene competencias digitales está excluida de la sociedad y excluida del acceso al mundo laboral, del acceso a la información, del acceso a las redes sociales, etc.

Son indiscutibles los beneficios que ha aportado el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS) a la mayor parte de la sociedad, como la accesibilidad a incalculable información y la inmediatez de la misma, la facilitación de recursos laborales, personales y de ocio, y un larguísimo etcétera. En este sentido, Internet es el principal protagonista. Todos debemos aprender a utilizar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS).
Este nuevo modelo de sociedad ha generado un nuevo fenómeno social llamado “Brecha Digital”, definida por la OCDE en el 2001, ya que existen colectivos que no disponen de recursos suficientes para acceder a las ventajas que ofrecen las Tics. El término brecha digital, hace referencia a las dificultades existentes para acceder a las Tics.
A través de las herramientas digitales tratamos de trabajar para evitar esta brecha digital y enseñar unos usos éticos de la tecnología, así como las implicaciones que tienen nuestras decisiones cuando elegimos utilizar un software de una forma o de otra.

A lo largo del año 2016 los dinamizadores de Andròmines que desarrollan el proyecto Alfadigital transmitieron conocimientos de herramientas digitales a 1.104 personas de los centros penitenciarios de Lledoners, Puig de les Basses, Brians 1 i Brians 2.

Dinamizar un Punto TIC tiene su complejidad, y cuando lo hacemos en un entorno cerrado la cosa se complica dada la superposición de estructuras a tener en cuenta con el fin de funcionar correctamente sin que se produzcan choques.

La dinamización parte de un buen diagnostico y cada centro tiene su realidad, con su forma de hacer, protocolos y horarios, así que la dinamización del Punto TIC debe tener en cuenta los espacios donde puede entrar a realizar sus actividades sin solaparse con otros profesionales, y coordinándose con ellos.

La segunda parte es la iniciación de procesos compartidos entre diversos profesionales, es necesario el apoyo mutuo, dar y aportar lo que tenemos a otros profesionales, ayudarles a hacer visible su labor desde el ámbito digital.

Y finalmente la acción propiamente dicha con los usuarios. Aquí es donde se desarrolla un trabajo de escuchar, proponer, conducir procesos de aprendizaje, estimular procesos creativos interiores, y de creación digital.

Más allá de la tecnología, a través de sus diversos usos estimulamos una reflexión sobre las prácticas de consumo digital y sus implicaciones. Preferimos utilizar software libre, y material bajo licencia creative commons por su dimensión social o de contribución al bien común y de respeto a los derechos de autor.
¿Por qué Creative Commons?

Utilizar las obras bajo una licencia de Creative Commons no significa que estas obras pierdan los derechos de autor, al contrario, es una forma de ejercerlos y poder ofrecer algunos derechos a terceras personas en determinadas condiciones. De modo que respetamos los derechos de autor de quien nos pone a disposición sus imágenes bajo sus condiciones, favoreciendo un uso responsable de la propiedad de los autores. Reconociendo el valor de ceder los derechos de uso.
¿Por qué software libre? Por diversos motivos que no acabaré de explicar y sólo cito algunos:

• La mayor ventaja es el precio, al no estar sujeto a licencias no tiene coste. La convicción de la filosofía del software libre y sus libertades de uso e independencia tecnológica.

• El software libre, por su carácter abierto, dificulta la introducción de código malicioso, tienen unos requisitos de maquinaria menores.

• El proceso de revisión pública a que está sometido el desarrollo del software libre imprime un gran dinamismo al proceso de corrección de errores.

• Gracias a la disponibilidad del código fuente, el software libre garantiza una independencia respecto al proveedor.

Avantatges i altres mites del programari lliure


¿Qué tipo de talleres realizamos en los centros penitenciarios?

Mecanografía, Programación con Scratch, Diseño gráfico de carteles, edición multimedia, creación de montajes de video, narrativa digital a partir de imágenes editadas, edición de sonido, Radio, haikus, instant books… y muchas cosas más.

Diseñamos los talleres adaptándonos a cada realidad de manera que en cada Centro Penitenciario, las propuestas que se elaboran son diferentes y tienen una metodología propia para adaptarse al entorno, dado que cada entorno es diferente y se requiere una respuesta diferente para cada uno.

David Gateu

Centro penitenciario Mas Enric